Si en anteriores capítulos hablaron de los ajustes básicos para tu bicicleta y sobre cómo tubelizar una rueda, los chicos de BiciLAB llegan ahora con la tercera entrega del curso de mecánica para hablarte sobre el mantenimiento del sistema de frenado.

Como ciclista, seguro que alguna vez has experimentado ciertos problemas con los frenos de tu bici. Roces, chirridos y ruidos extraños, falta de eficiencia en la frenada...suelen ser problemas habituales que, con un buen mantenimiento y nociones mecánicas básicas, puedes resolver con facilidad.

Justamente este es el objetivo del tercer capítulo del curso de mecánica, enseñar y ayudarte a conocer las pautas básicas de mantenimiento de los frenos, así como las herramientas más recomendables para cada intervención. Siguiendo todo esto, evitarás muchos problemas y, lo más importante, siempre rodarás en bici con la máxima seguridad. Y es que un correcto ajuste y mantenimiento de los frenos será clave para evitar accidentes, ganar en seguridad y hacer que disfrutes de cada salida.

En el vídeo, podrás ver de primera mano todos los pasos a seguir y cómo llevarlos a cabo. Primero te enseñan cómo realizar varios ajustes distintos del sistema de frenado, para luego pasar al cambio de pastillas o de discos, cuando sea necesario. ¡Mira el vídeo y acude a él siempre que necesites hacer una intervención mecánica en los frenos de tu bici! Más abajo lo explicamos todo en detalle.

¿Qué necesitas para ajustar los frenos de tu bicicleta?

Muy sencillo. Para ajustar los frenos de tu bici, solucionar problemas como roces o chirridos del disco o cambiar alguno de sus componentes simplemente te van a hacer falta unas llaves Allen, como para casi la totalidad de la tornillería de la bicicleta (también las puedes encontrar en una llave multiherramientas), un separador de pastillas o destornillador y una llave rectificadora de discos con separador de pistones. También es importante contar con un limpiador específico de frenos de disco.

frenos de bicicleta

¿Cómo funciona un sistema de freno hidráulico de disco en bicicleta?

Para empezar a trabajar con un freno de disco, es importante primero que conozcas el funcionamiento para entender el sistema. Un sistema de frenado hidráulico funciona de la siguiente manera: existe un pequeño depósito de aceite junto a la maneta, al presionar el freno sale un pistón que empuja el aceite hacia abajo hasta la pinza, que hace salir los dos pistones que presionan las pastillas y frenan por contacto con el disco. Un proceso sencillo pero muy eficaz.

Ajuste de los frenos de tu bicicleta

Los problemas con los frenos es una de las averías más recurrentes que puedes tener en tu bicicleta. Pueden aparecer diferentes imprevistos como pueden ser ruidos, chirridos, roce del disco con las pastillas, pérdida de eficacia de la frenada... En cuanto detectes alguno de estos problemas, debes ponerle solución, ya que es tu seguridad la que está en juego.

Ponte en la situación de que estás yendo con tu bicicleta y notas ruidos extraños al frenar, tienes la sensación como si rozaran las pastillas con el disco o directamente la rueda está un poco frenada por contacto directo. Para solucionar esto existen diferentes pasos o comprobaciones a realizar. Un ajuste más rápido y sencillo y, si éste no soluciona el problema, uno más avanzado. Vamos a verlo.

freno de disco bicicleta

Ajuste sencillo de los frenos de tu bicicleta

El ajuste más sencillo consiste en aflojar los tornillos de la pinza de freno con la llave Allen correspondiente. Una vez quede suelta, aprieta la maneta para centrar las pastillas y dejar el freno bien alineado. Cuando consigas esta posición centrada, vuelve a apretar los tornillos.

Tras realizar este ajuste, comprueba si los problemas persisten. Si se han solucionado, perfecto, pero lo normal es que en muchos casos este ajuste no sea suficiente, por lo que tendrás que pasar a uno más avanzado. A continuación, te lo explicamos.

freno de disco bicicleta

Ajuste avanzado de los frenos de tu bicicleta

Si el roce o ruidos persiste, tienes que localizar en qué punto exacto roza el disco. Esto puede resultar tarea complicada porque es muy poco visible y es muy difícil ver claramente a través del hueco que deja el disco con las pastillas. Un truco muy útil para este caso es colocar un papel blanco por detrás de la zona que quieres observar o en el suelo para observar desde arriba. Con el papel en blanco de fondo puedes identificar en qué zona se junta más el disco con la pastilla ya que no dejará pasar la luz y no verás tan nítidamente el fondo blanco.

Una vez localizado el punto, empieza a corregir la desviación con la herramienta rectificadora de discos. ¡Cuidado! Esto lo debes hacer poco a poco y sin demasiada fuerza, para ir corrigiendo mínimamente sin dañar el disco.

freno de disco bicicleta

Ajuste del recorrido de la maneta de freno

Una vez bien ajustado el freno, tienes que pasar a comprobar que el recorrido de la maneta y tus sensaciones al frenar sean correctas. Lo ideal para frenar eficazmente es tener la maneta de freno a una distancia cómoda donde puedas ejercer la fuerza necesaria y la posición de los dedos al frenar forme, más o menos, un ángulo recto. También es importante que el recorrido desde que tocas el freno hasta que la rueda frene por completo no sea ni excesivamente largo ni muy corto, es decir, un recorrido más bien corto para frenar rápido ante cualquier imprevisto, pero suficiente como para tener un poco de juego y no bloquear la rueda solo con tocar el freno.

Este ajuste salió en la primera entrega del curso de mecánica dentro de los ajustes básicos que le debes realizar a tu bici. Con los tornillos de la maneta, puedes ajustar fácilmente la posición e ir probando donde vas más cómodo.

Para ajustar el tacto, por su parte, una buena manera de proceder es forzar el pistón. Quitando la rueda o el freno, quita la pinza y frena con la maneta para cerrar los pistones. Una vez cerrados los pistones, mete la pinza y comprueba el tacto. Con el separador de pistones, ves abriéndolos y comprobando el tacto para dejarlos en el punto en el que más cómodo y seguro te sientas.

freno de disco bicicleta

Cambio de pastillas de freno o disco de bicicleta

Más allá de los ajustes que acabas de ver, llega un momento donde, por el desgaste, el problema es que las pastillas o el disco tienen que ser sustituidos.

En el caso de las pastillas, es visible cuando está desgastada. Verás que el freno toca más con el hierro de la pinza que con la parte con la superficie de frenado, ese compuesto orgánico normalmente de grafito o aramida, y muchas veces llamado “resina”.

Para cambiar las pastillas de freno, debes comprobar que las que pondrás nuevas son compatibles con el equipo que monta tu bicicleta. Existen muchos tipos y compatibilidades (Shimano, SRAM, Camapgnolo, Avid...), así que según lo que lleve tu bici debes escoger entre unas pastillas u otras. Una vez cuentes con las que necesitas, quita la rueda para trabajar con mayor facilidad y empezar a cambiar la pastilla. Lo primero, quita el pasador o el tornillo que sujeta la pinza para quitar las pastillas. Aprovecha este momento para limpiar bien la zona con un limpiador específico para frenos de disco. Seguidamente, abre los pistones para apalancar y colocar las nuevas pastillas. Para colocarlas correctamente con el tacto que quieres, debes ajustar con el separador de pistones e ir haciendo comprobaciones tal y como hemos visto en el punto anterior.

pastillas de freno de disco

Para cambiar el disco, comprueba si la pista de frenado está desgastada. Todos los discos llevan indicado un espesor mínimo, pero para medirlo es complicado, así que lo mejor es que lo hagas de forma visual según la finura o lo cambies cada cierto tiempo cuando veas que puede empezar a acusar el desgaste. Es cierto que el recambio de pastillas es mucho más habitual y periódico que un cambio del disco. El recambio es sencillo, si el disco va con tornillos, tienes que quitarlos para sacar el disco; si lleva cierre central, afloja con una llave de eje de pedalier para extraerlo. Luego coloca el nuevo y vuelve a ajustar los tornillos o a apretar el cierre central, según proceda.

El disco siempre debe estar limpio para realizar bien su función y para no hacer ruidos molestos. Por ello, es importante que lo vayas limpiando cada cierto tiempo con el limpiador específico de frenos de disco para ir quitando la suciedad y grasa que puede llegar hasta ahí.

disco de freno bicicleta

Esperamos que este artículo te haya ayudado a conocer más sobre el ajuste y mantenimiento de los frenos de tu bic, y haga que te olvides así de ruidos, chirridos y demás problemas. Si aún no lo has hecho, te recomendamos que mires el vídeo de BiciLAB que te dejamos justo arriba, ya que está todo muy bien explicado de forma práctica y visual.

El curso de mecánica de BiciLAB con Eltin Cycling sigue y pronto tendrás la siguiente entrega. ¡Permanece atento!

#KeepOnCycling

Producto añadido a tu lista de favoritos